domingo, 27 de marzo de 2016

LA VIOLENCIA DE GÉNERO COMO PROTAGONISTA EN EL CINE

En esta semana he visto dos películas donde existe el patrón común de la violencia, que tiene como principal víctima a la mujer, pero que tampoco es ajena al hombre que también puede padecerla. Ellas son:

"Paternoster, la otra mirada" con dirección de Daniel Alvaredo, guión de Osvaldo Canis, dirección de fotografía de Fabián Giacometti, música de Pablo Salas y montaje de Lucas Scavino esta película que transita del suspenso al terror muestra la transformación de un fotógrafo interpretado por  Eduardo Blanco que desea tener un hijo y recibe una herencia, que modifica su modo de ver las cosas y lo lleva a decisiones que jamás hubiera tomado.

  Muy bien secundado por Adriana Salonia como la esposa que ya vio frustrada su maternidad en dos ocasiones y sufrió algunas pérdidas en su tercera gestación y ve con espanto los cambios de carácter de su marido, Iván Balsa como el joven empleado y amigo del fotógrafo y Héctor Calori, en el enigmático personaje de Cirilo Ferdás. 

   La película con alusiones bíblicas, cuadros de Caravaggio y música de ópera nos trasmite el mensaje que muchas veces la percepción se distorsiona y se toman decisiones equivocadas cuando el diablo se entromete.

                                     

"Magallanes" la premiada producción peruana con guión y dirección de Salvador del Solar, dirección de fotografía de Diego Jiménez, música de Federico Jusid y montaje de Eric Williams cuenta las consecuencias de un encuentro casual de Magallanes, un taxista interpretado con solvencia por Damián Alcázar con Celina en la magistral interpretación de Magaly Solier, una joven peluquera con problemas económicos que ponen en riesgo su local.

  Magallanes reconoce en Celina a la joven que muchos años antes cuando estaba guerreando en Ayacucho, había llevado prisionera siendo casi una niña y el coronel al mando de la tropa encarnado por Federico Luppi, que se muestra en una total decrepitud en el presente, había abusado de ella en el pasado.

   Magallanes urde estrategias que van de la extorsión hasta el secuestro para brindar una solución económica a Celina sin embargo el desenlace nos hace reflexionar que la dignidad no se compra y la eliminación de las culpas no se paga con dinero.

  Con un buen elenco secundario donde sobresalen Bruno Odar y Christian Meier la película invita a la reflexión.


         

No hay comentarios:

Publicar un comentario